h1

ownCloud, una alternativa libre a Dropbox

21/10/2011

He empezado a utilizar Dropbox, y lo cierto es que funciona muy bien, pero a pesar de esto he estado buscando las posibles alternativas libres a este servicio. La que más me ha gustado ha sido ownCloud, un proyecto que forma parte de KDE y que, aunque le faltan algunas funcionalidades importantes (como un cliente que sincronice automáticamente una carpeta local) parece muy prometedor.

A continuación indico los pasos a dar para disponer de nuestro propio servidor.

En primer lugar necesitamos un servidor apache funcionando.

sudo apt-get install apache2 php5 php-pear php-xml-parser php5-sqlite

En segundo lugar tenemos que descargarnos la última versión, descomprimirla en /var/www

cd /var/www

sudo wget http://owncloud.org/releases/owncloud-2.tar.bz2

sudo tar -xf owncloud-2.tar.bz2

sudo rm owncloud-2.tar.bz2

Ahora cambiaremos el usuario y grupo propietarios de la carpeta owncloud

sudo chown -R www-data:www-data owncloud/

A continuación debemos editar el fichero /etc/apache2/sites-enabled/000-default y cambiar dentro de las opciones de /var/www “AllowOverride None” por “AllowOverride All“. Para acabar reiniciamos el servidor apache

sudo /etc/init.d/apache2 restart

Para conectarnos desde el navegador web hemos de introducir la dirección http://nuestroservidor/owncloud, y para hacerlo con el nautilus utilizaremos la dirección dav://nuestroservidor/owncloud/files/webdav.php

En la página web del proyecto hay instrucciones para acceder de diferentes maneras y con diferentes programas y sistemas operativos. Algunas partes del proyecto, como un cliente para dispositivos móviles y un cliente que sincronice automáticamente una carpeta local son proyectos que todavía no han sido terminados.

Web de ownCloud

 

h1

Usar python en webs dinámicas.

09/10/2011

A raíz de este post recuerdo que necesito un servidor web que soporte python para la creación de webs dinámicas. La configuración de apache es muy sencilla si utilizamos el módulo CGI.

Para empezar permitimos que cada usuario pueda tener su web en una carpeta propia con

sudo ln -s /etc/apache2/mods-available/userdir.conf /etc/apache2/mods-enabled/userdir.conf
sudo ln -s /etc/apache2/mods-available/userdir.load /etc/apache2/mods-enabled/userdir.load

De este modo la página web de usuario “user” se encontrará en /home/user/public_html/ y será accesible a través de la dirección http://servidor/~user/

Ahora es cuando realmente activamos los scripts CGI, solamente en una carpeta llamada cgi-bin dentro de cada carpeta public_html. Lo único que hay que hacer es editar el fichero /etc/apache2/sites-available/default y añadir las siguientes líneas:

<Directory /home/*/public_html/cgi-bin>
Options +ExecCGI
AddHandler cgi-script .py
</Directory>

Solo tenemos que reiniciar el servidor Apache, y los ficheros con extensión .py dentro de la carpeta cgi-bin serán ejecutados en lugar de leídos. Un pequeño ejemplo:

#!/usr/bin/python

print “Content-Type: text/plain\n\n”

print “Hola, mundo!”

Nota: Ya sé que existen soluciones más eficientes y modernas, como usar mod_python, mod_wsgi, o cualquier framework web. Pero CGI es simple de configurar y, sobre todo, mis alumnos de TIC2 que ya conocen python no han de aprender nada nuevo para empezar a programar.

h1

El meollo ético del software libre

17/08/2011

Hace algun tiempo empecé a escribir un apunte para este blog titulado algo así como “Uso programas libres aunque sean malos y feos”. En este apunte pretendia explicar que en ocasiones los programas libres superan a los privativos, pero incluso en los casos en los que no es así estos programas son preferibles por cuestiones éticas, no técnicas.

He borrado lo que escribí, porque he encontrado este fragmento de una entrevista a Stallman que lo expresa perfectamente:

“[…] es un error juzgar programas solo según su utilidad práctica y no según su ética, no según su respeto o falta de respeto a su libertad.  Es que el juzgar los programas así es no valorar la propia libertad, y el que no valora su propia libertad tiene gran probabilidad de perderla pronto.”

Pero a pesar de eso, no hay que olvidar que muchos programas libres aventajan a los privativos en muchos aspectos.

Vía Usemos linux

La entrevista completa en El periódico

h1

Si utilizas programas privativos tus documentos están secuestrados.

21/07/2011

Atención a la imagen sacada de un foro de profesores.

A mi colegio, y en plena fiebre de las pizarras digitales interactivas, han venido un montón de comerciales a dar “cursos” sobre “la pizarra digital”. Lo primero que tengo que decir es que eso no es un curso, sino una demostración, y lo segundo que la PDI es como una pantalla táctil que sustituye al ratón (Si la queréis ir probando, y si no con esto damos por finalizado el curso).

Los “cursos” que se nos han ofrecido no han sido sobre PDI, ni sobre cambios en la pedagogía, la metodología y el funcionamiento de la clase posibilitados por la PDI (lo cual hubiera sido mucho más interesante). En realidad lo que se han hecho han sido demostraciones de lo “chachi-guais” que son los programas que acompañan estas pizarras. Cinco programas para seis pizarras de cinco marcas distintas, cada uno más bonito que el anterior. Cada uno más capaz de absorber la atención de los niños con sus colores y figuras, manteniéndolos absortos en la explicación del profesor con las bocas abiertas. Mmmm… Lo dudo mucho, o al menos dudo que esto funcione más allá de las primeras dos o tres semanas.

En realidad es sobre estos programas sobre los que quiero escribir. Simples programas de dibujo que, en mi opinión, tienen dos defectos que los hacen absolutamente inutilizables.

En primer lugar creo que estos programas dificultan el buen uso de las PDI porque nos ponen demasiado fácil caer en la tentación de utilizarlas como pizarras normales pero “guais”. Las pizarras digitales deben ser utilizadas para escribir en ellas (por supuesto), pero entonces estamos pensando otra vez en la clase magistral y vuelta a lo mismo: innovación casi cero. La innovación consiste en utilizar las pizarras para buscar información sobre la marcha en la wikipedia, para mostrar imágenes y mapas en tiempo real, para entrar en el blog o el twitter de un personaje sobre el cual estamos hablando, para ver que han escrito nuestros alumnos en su twitter sobre la última excursión, para entrar en museos virtuales… Tal vez llamarlas “pizarras” sea el primer error, y tal vez no sea necesario el desembolso que supone la diferencia entre interactiva o no. A mi personalmente el gasto que supone la interactividad me parece superfluo.

En segundo lugar, estos programas son privativos y, dada la lucha que existe actualmente para hacerse con el mercado, totalmente incompatibles entre sí. Esto significa que los documentos y actividades realizados con uno de ellos no se pueden abrir con otro.

Imaginemos una profesora que prepara un curso entero o varios cursos de actividades con uno de estos programas. ¿En que situación se encuentra? Para empezar solo puede utilizar las pizarras de una determinada marca, puesto que en la licencia de uso de muchos de estos programas se indica que solo se podrán usar con hardware de la misma marca. En un colegio donde las pizarras las regalan las editoriales como un valor añadido a sus libros esto es imposible. Pero esto no es lo peor, ya que al menos puede usar sus documentos, y el trabajo que ha hecho ha servido para algo, pero ¿que sucede si la empresa que ha hecho el programa deja de sacar actualizaciones o estas dejan de ser gratuitas? Nos encontraríamos con que nuestros documentos solo pueden ser abiertos con un programa y que, por tanto, estamos totalmente atados a él y a la empresa que lo produce. No sería el primer caso de perder el trabajo realizado simplemente porque no podemos exportarlos ni existe ya el programa con el que poder abrirlos.

¿Cual es la solución? Primero un cambio de metodología: hay que usar internet, las redes sociales, la web, etcétera. Creo que es mucho mejor para trabajar la competencia digital y la matemática que los alumnos vean como se utiliza una hoja de cálculo para resolver un problema real, o buscar en internet un dato que necesitamos.

Y segundo: el uso de programas libres y formatos abiertos. Los programas libres también desaparecen, pero menos. Por ejemplo yo utilicé en los primeros años de universidad un procesador de textos llamado Lyx, que todavía existe (la última versión en este momento es de abril de 2011, para Linux, Windows y Mac).

Y para acabar los formatos abiertos son tipos de ficheros cuya organización interna no es un secreto, así que cualquiera puede hacer un programa que trabaje con ellos. Es común que la gente crea que el binomio formado por un programa y sus documentos es irrompible, hasta el punto de referirnos a los ficheros .doc como “documentos de Word”. En muchos programas esto no es así, y mucho menos en los programas libres. Los ficheros ODT, SVG, PNG, etcétera, no son “documentos-de-un-programa” porque hay muchos programas que los pueden abrir. Si uno desaparece… incluso puede que encontremos otro mejor.

Por cierto: Dudo que nadie le dé a la profesora el número de serie que pide, porque creo que nadie con una pizarra smart en situación “legal” querrá ir a utilizar su número de serie y que el programa le conteste que ese número ya está en uso. Recordemos que estos programas se conectan a internet para buscar actualizaciones y validar los números de serie.

h1

El mapa de mis redes sociales (II).

18/07/2011

Y cuando ya lo tenía todo más o menos claro… llegó Google+.

Facebook siempre me ha resultado antipático. En este caso no se trata de utilizar programas libres, ni de huir de las grandes empresas, sino que simplemente nunca he tenido la sensación de controlar quienes pueden o no leer lo que escribo o ver las fotos que cuelgo. En resumen: en Facebook siempre me he sentido inseguro y perdido, mientras que en Google+ todo parece muy intuitivo y sencillo. Además ya utilizo otros servicios de google (incluido android) y la integración de todos ellos resulta de lo más sencillo.

El problema ahora es decidir qué y para qué quiero usar facebook, google+, twitter, wordpress,… Como ya he dicho, estoy ensayando y aprendiendo, pero una manera de organizarlo todo podría ser la siguiente:

  • Google+ para mis relaciones personales, pequeñas noticias o reflexiones que me gustaría compartir con mis amigos o con todo el mundo.
  • WordPress para textos un poco más largos, cuando me apetezca escribir sobre algo o para elaborar pequeños manuales y HOWTO’s que me sirven sobre todo a mi mismo para no olvidar como he hecho ciertas cosas.
  • Twitter para las relaciones relacionadas con mi trabajo, con otros profesores y con mis alumnos. Estoy pensando en invitar a mis alumnos del próximo curso a abrir una cuenta en twitter, y que en ella comenten cuestiones informales sobre el colegio, las asignaturas, su vida cotidiana… Otra posibilidad es utilizar identi.ca, pero tengo que valorar las ventajas e inconvenientes de cada opción.
  • Facebook lo tendré que seguir usando, porque conozco mucha gente que lo usa, pero creo que con el tiempo seguiré leyendo pero dejaré de escribir.
  • Youtube trataré de usarlo para video-tutoriales. Cuestan de hacer, pero luego te quitan mucho trabajo.

Los servicios que dejaré de usar son:

  • Tuenti: Solo para adolescentes. Me puedo dejar caer por allí de vez en cuando, pero es su lugar personal de reunión y no creo que deba integrarlo en las clases.
  • Diáspora: Demasiado “Alpha”.  Adecuado si una organización quiere tener su propia red social. Tal vez lo pueda utilizar en el colegio dentro de unos años pero creo que entre Facebook, Google+ y demás no queda casi ningún nicho para cosas nuevas.
  • Tumblr, Flickr, Vimeo. Tengo suficiente entre Picasa y Youtube.

Así quedan las cosas. Tengo la sensación de estar rindiéndome, en el sentido de que voy a usar bastantes programas no-libres (Google+ y Twitter en lugar de Diáspora e identi.ca) pero creo evidente que para usar redes sociales y medios de comunicación hay que elegir aquellos en los que vas a encontrar a la gente con la que te quieres comunicar. Puede que en el futuro la cosa cambie, ya que muchos de ellos son recién llegados y no sabemos como van a evolucionar.

En todo caso creo que las redes sociales libres y auto-gestionadas siguen teniendo sentido, tal vez no para el gran público, pero si para movimientos, organizaciones y empresas que quieran mantener su independencia (por ejemplo la red social del movimiento 15M basada en Elgg), tener el control de la información que publican y del medio en que se publica.

De todos modos esto sigue siendo un borrador… tengo todo el verano para cambiar de opinión.

h1

Sleep: Cultura 2.0

02/07/2011

2052 personas de 58 países cantan individualmente una composición de Eric Whitacre. Luego comparten sus vídeos en Youtube y todos son unidos en una única obra coral.

La cultura y la red no son incompatibles. Hace falta más imaginación, y menos leyes sobre lo que los internautas no podemos hacer.

Fuente: Mangas Verdes

h1

El mapa de mis redes sociales.

01/07/2011

Ir contracorriente, aunque solo sea un poco, conlleva un precio y ahora mismo me siento como cuando todo el mundo usaba messenger mientras que yo prefería ICQ.

Llevo un tiempo intentando actualizarme en el tema de las redes sociales (parece que en mi trabajo esta va a ser una herramienta indispensable en el futuro), pero aunque ya se como funcionan servicios como facebook y twitter, lo cierto es que a penas hago uso de ellos. Trataré de “engancharme” este verano, pero lo malo es que hay bastante donde elegir, y muchas veces lo más popular no es lo que más me gusta.

Para hacer un resumen:

  • Redes sociales: La más popular es Facebook, y la que más me gusta es Diáspora. Otras opciones (aunque temáticas y menos generales) son gNewBook, Tuenti y Ning.
  • Microblogging: La más popular es Twitter, pero me gusta más identi.ca.

La solución que se me ha ocurrido a tanta dispersión es la siguiente: Desde el ordenador de mi casa utilizaré el programa Gwibber, que me conecta al mismo tiempo con Identi.ca, Twitter y Facebook. Cuando tenga que usar otro ordenador, utilizaré Diáspora e Identi.ca, y desde allí los mensajes se copiarán automáticamente a Facebook y Twitter.

A %d blogueros les gusta esto: